Lo que debes saber sobre la Rinoplastia en Valdemoro

Conseguir una nariz recta y perfilada es unas de las cirugías más solicitadas en Valdermoro, resultado que se obtiene mediante una rinoplastia o rinoseptoplastia. Se trata de un tipo de  cirugía de nariz  cuyo objetivo es mejorar el aspecto y armonía de las fosas y tabique nasal, para que estén en la proporción adecuada.

La rinoplastia se considera como la técnica de embellecimiento y rejuvenecimiento facial más eficaz y efectiva, debido a sus óptimos resultados de carácter permanente, su rápida recuperación y a que no deja cicatrices visibles. Debido a estas ventajas, suele ser una de las cirugías preferidas entre hombres y mujeres de todo el mundo, para conseguir un look natural, armónico y duradero en sus rostros.

Lo que debes saber sobre la Rinoplastia

Si os preguntáis en qué consiste la rinoplastia, os contaremos que se trata de una intervención quirúrgica cuyo objetivo es corregir problemas o desviaciones de la nariz, bien sea entre cartílago o hueso, y cuyo último fin puede ser de carácter médico, estético o ambos.

En general, de acuerdo al tipo de problema que se desee tratar, existen dos tipos de rinoplastia, la reconstructiva (rinoseptoplastia) y la estética (rinoplastia). Ahora bien, ¿cuándo es necesaria una cirugía de nariz? Entre los motivos más frecuentes, son en pacientes que necesitan:

  • Remodelar el tamaño de la nariz, bien sea para aumentarlo o reducirlo.
  • Corregir defectos o lesiones congénitas.
  • Disminuir la abertura de las fosas nasales.
  • Mejorar la forma del puente nasal o la punta de la nariz.
  • Mejorar el ángulo entre la nariz y el labio superior.
  • Solucionar problemas respiratorios, por desviaciones u obstrucciones en la zona nasal.

¿Cómo se efectúa la rinoplastia?

La rinoplastia es un procedimiendo que inicia con el diagnóstico de un especialista, quien decidirá el tipo de remodelación nasal más conveniente según el paciente. En la mayoría de los casos, se requiere del ingreso hospitalario del paciente por un día, como mínimo, después de una cirugía de nariz. La cirugía se realiza bajo anestesia general o mediante el uso de anestesia localizada en la zona o sedación, con un tiempo estimado de duración de 90 minutos, aproximadamente.

Gracias al avance de la cirugía estética facial, la rinoplastia se efectúa con nuevas técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas, lo que permite que el posoperatorio sea más ligero y menos doloroso; por lo que se consigue también disminuir la aparición de edemas y hematomas, con una recuperación en una semana, en promedio.

Técnicas más frecuentes en la rinoplastia

Existen dos grandes tipos de cirugías de nariz: la rinoplastia abierta y la cerrada. En el caso de la rinoplastia con técnica abierta, el cirujano realiza una incisión mínima  en la piel, en el área entre la punta y la base de la nariz, desde donde la separa de la estructura ósea y puede ejecutar la intervención, para recolocarla posteriormente en el mismo lugar, con una pequeña sutura y sin cicatrices notorias. 

La rinoplastia cerrada, en tanto, se efectúa mediante una intervención aplicada desde dentro de las propias fosas nasales, con resultados igualmente óptimos y eficaces y sin dejar huella alguna de la operación. En este caso, se puede corregir todos los detalles en la zona nasal, como curvatura pronunciada en la nariz, la anchura de la zona nasal y desviaciones en el tabique, por mencionar algunos.

Sin embargo, cuando se requiere corregir la desviación del tabique nasal para mejorar la función respiratoria, se realiza mediante una rinoseptoplastia. Por último, indistintamente de la técnica usada, al concluir la rinoplastia, el especialista colocará una férula metálica o plástica para proteger la nariz y garantizar la sujeción de la nueva estructura tras la operación de nariz.

Antes y después de una rinoplastia

Como en cualquier cirugía, ésta implica seguir una serie de cuidados antes y después de una rinoplastia, los que garantizan resultados óptimos y minimizar cualquier posibilidad de complicación con el paciente. Entre los cuidados previos a la operación, destacan:

  • No consumir medicamentos anticoagulantes, por lo menos una semana antes del procedimiento (y de los medicamentos que indique el especialista).
  • Realizarse exámenes o analíticas de laboratorio, para garantizar la completa salud y estado óptimo del paciente. 
  • Restringir el consumo del tabaco de 2 a 3 semanas antes de la cirugía, con lo cual mejorará su período de recuperación.
  • Acudir con un acompañante el día de la cirugía.

En tanto, entre cuidados después de una rinoplastia, el paciente debe cumplir los siguientes cuidados:

  • El paciente retornará a su casa el mismo día de la cirugía, pero debe contar con acompañante que le asista las primeras horas.
  • Ingerir los analgésicos prescritos, para reducir el dolor y la inflamación posoperatoria.
  • Se retirará el tapón nasal al tercer día después de la cirugía, tras lo cual el paciente se sentirá más cómodo.
  • Dependiendo de la condición del paciente, el médico dejará una tablilla o férula en la zona nasal, la cual se retirará al cabo de 1 a 2 semanas.
  • La recuperación puede tardar varias semanas, pero después de 5-6 días el paciente notará una franca mejoría.
  • La cicatrización es un proceso lento y progresivo, por lo que se puede sentir hinchazón y entumecimiento durante varias semanas.
  • El paciente debe evitar actividades extenuantes durante 2 a 3 semanas.
  • Lavarse la cara y aplicarse el maquillaje debe realizarse con extremo cuidado.
  • El uso de gafas estará restringido hasta que el especialista lo indique, pero si podrán usarse lentillas.  

Riesgos de la rinoplastia

Aunque son poco frecuentes, existen algunos riesgos asociados a una cirugía de nariz, principalmente, si la operación no se realiza por personal médico especializado. Entre las posibles complicaciones que pueden presentarse, destacan:

  • Reacción adversa a la anestesia o medicamentos.
  • Problemas respiratorios.
  • Sangrado profuso, infección o hematomas.
  • Pérdida del soporte de la nariz.
  • Deformidades en el contorno de la nariz.
  • Disminución de la respiración a través de la nariz.
  • Necesidad de una rinoplastia secundaria.

Puedes leer más sobre tratamientos faciales con ácido hialurónico en Valdemoro, accediendo al enlace.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)
0 / 5

Your page rank:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuración de cookies

Cuando usted visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione.

Para usar este sitio web utilizamos las siguientes cookies técnicamente requeridas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios

Nosotros te llamamos

Déjanos tus datos.